Te invito a acompañarme,compartiré mis experiencias como Madre,Empresaria, Psicóloga y Sobreviviente de LUPUS. No dudes en compartir si te ha parecido interesante, o si crees que esta historia de vida puede ayudar a alguien mas. BIENVENID@S"

viernes, 25 de abril de 2014

DIA 12 - FRAGILIDAD



“¿Qué podemos hacer a parte de comprender y aceptar nuestra vulnerabilidad, aparte de aceptar que nos faltan fuerzas, que estamos hechos de debilidades? Si aceptamos y acogemos nuestra fragilidad, podemos evitar embarcarnos en varios combates y reservarnos así para los que son necesarios. Aceptándola, comprendemos que habitualmente tenemos necesidad de hallar refugio en otra parte: retirándonos a un ámbito tranquilo, meditando, rompiendo con el mundo de vez en cuando y preguntándonos qué nos gusta en realidad, qué queremos hacer de verdad con nuestra vida. De ahí el enriquecimiento de quien lo ha comprendido y lo ha puesto en práctica: Nuestra fragilidad nos fuerza -o, mejor dicho, nos ayuda- a permanecer cerca de lo esencial. “ CHRISTOPHE ANDRE


Hace unos momentos se me acercó mi hijo Rafa y con lagrimitas en sus ojos me dijo: “Mamá me gusto mucho que estuvimos juntos en la mañana, que yo estaba en mi hamaca y tu en tu compu y yo venía y te abrazaba y tu tecleabas”, y le pregunto, ¿y por qué lloras?, y me contesta: “Por que duró poquito, porque me fui con mi abuelita y luego es de noche y se acabó”.  Su sensibilidad me conmueve enormemente, y mientras mas tiempo paso con Rafa me doy cuenta de la capacidad que tiene para darse cuenta de las cosas, para reflexionar y por lo tanto para estar preocupado.  Desde muy pequeño se inquietaba por cosas que todos piensan a un niño no deben preocuparle, por que la gente muere, por que nos hacemos viejitos, un día me preguntó si su papá y yo no nos hubiésemos casado entonces el no habría nacido?, otra cosa que me encantaba era cuando de pronto íbamos caminando en el super y me decía, mamá y si todo esto no es verdad? Y si yo no te veo pero creo que te veo y tu estas en otro lugar y yo en otro pero no lo sabemos? Ese día casi caigo desmayada, a sus 5 años y haciéndome esas preguntas? A mi familia la actitud de Rafa le parece curiosa y hasta chistosa, sus preguntas y sobre todo sus constantes preocupaciones, pero algo que aprendí en mis 18 años de terapeuta platicando con los niños, es que mientras mas listo es el niño, mas abierto a la realidad, a percibir y a sentir, muy probablemente sería mas sensible y pudiera ser que hasta temeroso. 

Hace tiempo leí un artículo que me fascino y se titulaba, LA FORTALEZA DE LA FRAGILIDAD, y hablaba de la forma tan hermosa que la fragilidad puede mas bien ser síntoma de fortaleza en las personas y en los niños de madurez.  El tener la capacidad de percibir el peligro, pero sobre todo de la fragilidad de la vida, de nuestro cuerpo, de que todo pende de un hilo y peor todavía que no depende de nosotros.

Darme cuenta que soy frágil, aceptarlo y convertirlo en una fortaleza no fue tan sencillo.  Me enseñaron desde pequeña que tenía que ser fuerte, y que las mujeres estábamos en este mundo para luchar y para demostrarle a los hombres que somos “como ellos” y que podemos hacer, y sentir todo igual que ellos.  En mi preadolescencia llegue a sentir que me hubiese gustado ser hombre por que todo lo podían hacer mejor y mas fácil, cuando entre a la Secundaria quise estudiar el taller de Electricidad y sentía que hacer cosas de hombre me daría mas valor delante de otros y sobre todo yo misma me daría mas valor.

Con el tiempo descubrí que era muy sensible, que lloraba por todo, y que las cosas que me hacían las personas me afectaban y hasta se burlaban de mí, en la primaria hay personas que todavía me recuerdan como “la llorona”, y muchos lo conectaban con la sobreprotección o el consentimiento de mis padres, pero la verdad es que también percibía mucho más de lo que podrían percibir los otros y podía sentir de una forma que no sentían los demás. 
Hace poco aprendí que refugiarme del sufrimiento, del dolor y de la crueldad del mundo a veces es necesario, para recobrar fuerzas para recargar baterías y para que mi fragilidad no se convirtiera en mi mayor debilidad.


Muchos padres desean cuando me llevan a sus hijos que los ayude a endurecerlos, a hacerlos más fuertes para que sufran menos, pero la verdad es que estar atento al mundo tiene un costo y es justo de esas personas de las que depende que esta humanidad sobreviva y evolucione.
Fue el año pasado en Enero que cosas muy tristes y difíciles empezaron a sucederme y desde ahí mi fragilidad se fue en declive y tuve que poner una pausa para rescatarme y continuar.
Compartir esto es muy delicado para mi, pero es muy importante, como psicóloga puedo decirles que las expectativas que las personas tienen sobre nosotros es muy fuerte y a veces hasta muy dura, muy pocos se preocupan por lo que nosotros sentimos y ante el hecho de estar brindando un servicio mis sentimientos tienen que estar guardados en un cajón, algunos colegas han externado sentirse botes de basura, en donde las personas llegan tiran su “basura” se van y siguen adelante, es una comparación muy dura, pero a veces muy cierta.

En esas fechas atendí a una pareja de hermanitos, de hecho uno de ellos era en particular mi pacientito el otro no, pero juntos tomaron un taller en el instituto y empezamos a observar dificultades de conducta muy graves y serias, pleitos entre ellos, conductas agresivas, desafío extremo a la autoridad, etc, y entonces al psicólogo que trabajaba conmigo en ese momento se le ocurrió que podíamos tener una sesión con los niños para hablar con los dos juntos.  La particularidad que presentaban estos niños era muy especial, familiarmente vivian algo muy especial y ese era el motivo por el cual el mas grande iba a terapia.  Los atendimos juntos el psicólogo y yo en una sesión y llegamos a acuerdos y decidimos atenderlos en una sesión mas juntos, pero en esa ocasión lo hice yo sola.  Comunmente sucede que hay una frase muy sabia que dice soy responsable de lo que digo pero no de lo que interpretas, y esta vez ese dicho se cumplió, a veces a los psicólogos nos pasa que los pacientes salen diciendo, que nosotros les “dijimos” “sugerimos”, etc, cuando en realidad no es así, pero así es como ellos lo entendieron.  Con estos niños me paso algo parecido. Hablamos de un tema que giraba en torno a la familia y la situación que ellos vivían y les conté la historia de un niño que vivió algo muy parecido pero al final lo solucionó super bien y si ningún problema.  Los niños salen de la sesión y se van a su taller con el psicólogo y se retiran al terminar con su mamá tranquilamente.  No recuerdo exactamente si fue al dia siguiente o a los dos días la madre de los niños saca una cita para hablar conmigo, la observó muy enojada y seria, cabe aclarar que durante mas de 1 año el niño estuvo asistiendo a mi taller de Inteligencia emocional Agora  y ya nos teníamos un afecto muy especial, como cualquier paciente con el que ya llevas un tiempo trabajando no me dejarán mentir, pones especial atención en tu servicio y hasta haces excepciones especiales.  La señora muy enojada y agresiva me reclama que según el niño mas pequeño yo le había dicho cosas horribles que lo habían hecho sentir muy mal, que lo lastimé y que ella jamás permitiría que nadie lastimara a sus hijos, que el niño no pudo ni dormir y que llevaba días sintiéndose mal y con crisis de ansiedad por lo que yo le había dicho, el tema en particular no puedo compartírselos por que tiene que ver con la situación personal que viven los niños en su familia, a pesar de que es bien sabido por todos y sus padres no lo ocultan, pero no siento que sea adecuado que yo lo comparta. 

En ese momento sentí que quería morirme y obvio me quebré lloré amargamente y sentí que era la peor persona del mundo, que había dañado a un niño sin siquiera habérmelo propuesto y que entonces era la peor psicóloga y persona del mundo. La mujer estaba iracunda, el año y medio de terapia y talleres en donde habíamos vivido cosas muy bellas y habían superado muchas cosas como familia acabó en el bote de basura y en ese momento yo era la mala de la película.  Me dijo que ya no volvería a llevar a su hijo mas pequeño pero que el más grande seguiría asistiendo, porque lo necesitaba y me quería mucho, y pedía continuar.  Le dije que no, que ya no podía seguir atendiendo a sus hijos si ella ya no confiaba en mí, que además sería muy incongruente para el mas grande si ella intentaba proteger a su hermanito y a él lo dejaba a expensas de una persona que los había lastimado, a lo que ella me contestó, que lo podría aguantar por que el era mas fuerte que su hermanito; o sea que podría yo dañarlo sin ninguna dificultad.

Terminar el semestre de Agora fue terrible para mi.  Recuerdo que entraba a mis terapias individuales y tenía miedo de hablar con los niños, y pensaba que tal vez podían decirle a sus papás que yo les había dicho o hecho cosas horribles, el congreso final de los talleres que se realizaba cada año, la pasé muy mal, me enfermé de una bronquitis, y estaba afónica y recuerdo que uno de los días más significativos de mi vida y que tanto esperaba siempre llegar, se convirtió en el peor de los días y recuerdo que ya quería que se terminara porque tenía ganas de salir  corriendo y no volver más.

Pasaron varios meses para que yo me recuperara, no lo hice muy bien, me deprimí muchísimo y en una junta con los padres de familia de los niños de Agora algunos me reclamaron de una forma poco educada y con tacto algunas cosas que no les parecían del taller, como que los niños solo venían a jugar y que no entendían por que los niños no les querían contar lo que hacíamos y lo que aprendían y que si pagaban solo para que los niños vinieran a sentirse bien pues entonces dejarían de pagar. En fin, que ese día nuevamente me sentí super mal, ese semestre terminé el curso sola con todo el trabajo de un proyecto personal por cada niño por que las maestras que contraté renunciaron sin previo aviso dejándome el trabajo tirado.  Los niños estaban felices, y los avances en sus procesos eran increíbles, pero fue muy duro para mi que todo aquello que yo lograba mirar sus padres no podían verlo.  Y fue entonces que tomé la decisión de suspender Agora hasta que yo recobrara las fuerzas emocionales y físicas para regresar.  Físicamente estaba muy mal, recaí en un brote de Lupus durante varias semanas, pero reconozco que la depresión no me dejaba avanzar.  Me tiré en cama varios días sin querer salir, ni levantarme, ni para bañarme ni para comer. Algunos padres me dijeron que no me lo tomara tan a pecho y que no lo hiciera personal, y la realidad es que mi trabajo es muy personal, sino no funciona, la realidad es que soy muy sensible, y por eso percibo y me preocupo por sus hijos, si fuera dura, y las cosas no me afectaran no se si tendría la capacidad para percibir el dolor de otros y sobre todo de poder conectarme con los niños.  Darle vueltas a mi cabeza para recordar que no eran mis hijos y que eran hijos de otros fue mas fácil de lo que pensé, asumir que me preocupaba en exceso una vez mas por otros antes que por mi, tampoco me fue muy difícil.  Reconozco que sentí que se me quitó un gran peso de encima, pero no puedo evitar ver a los niños y no tener una respuesta cuando me preguntan ¿Cuándo volveremos a Agora? O cuando algunos de ellos que estaban tan bien han posiblemente empeorado en sus problemas.

En fin que dejar todo en manos de otros fue lo mejor que pude hacer.  Intentar encontrar una forma de que los papás vieran lo que yo veía era de plano irreal. Asumir que soy frágil y que emocionalmente estoy agotada por que luchar por vivir, y por recuperarme y levantarme de cada lucha me ha llevado en si mas que la vida misma, y que esas mismas luchas me han dejado tal vez mas frágil de lo que imaginé.

La gente no se imagina que cuando uno sale del consultorio la verdad es que el trabajo no se queda en casa, el dolor de las personas en parte se vuelve tu dolor, que hay casos en los que me paso pensando un buen tiempo por que realmente me preocupan y me interesan. Pero esto no puede ser a costa de mi salud física ni de la emocional.

Soy frágil,  y en ocasiones necesito protegerme, y sobre todo cuidarme, como me decía mi papá.  Las personas sensibles, frágiles necesitan cuidarse y encontrar otros seres frágiles para descubrir que pueden convertirlo en su mayor fortaleza. Tal vez es justo lo que estoy haciendo ahora.  Hablar de tu historia, de tu vida, mas que volverte vulnerable, me hace en lo personal mucho mas fuerte, y ahora decido que batallas luchar y que batallas no, la de mi salud es de las mas importantes, la de mi sanación emocional es otra y la batalla como proveedora de una familia es una más, y son esas por ahora las que tengo que luchar.

Hoy me levanté muy temprano para navegar en el ciberespacio, haciéndole propaganda al blog, a las páginas y al proyecto, y eso si que lleva tiempo, cuando me di cuenta ya era hora de irme al consultorio, hoy aparecieron pacientes sin previa cita y tuve que correr.
No se cual sea el éxito de mi trabajo como psicoterapeuta, lo que si se, es que ser quien soy y no pretender ser alguien más definitivamente me ha funcionado, y algo de eso debe funcionar muy bien cuando lo llevo a cabo.

Ver las lágrimas de mi hijo y sentir su fragilidad me rompió el corazón y lo comprendí, lo abracé, le di un beso y le dije que lo amaba y que yo también disfrutaba al máximo estar con el.
Muchos de nosotros ocultamos nuestra fragilidad, y eso también tiene un precio; a veces creo que por eso estoy en ocasiones como a la defensiva intentando protegerme aunque no me hayan dañado, el que casi siempre paga los platos rotos es José mi fiel compañero… pero amo ser frágil, eso me hace Mariluz, y me acerca cada vez más a lo verdaderamente esencial. 

Hasta Mañana...

Rafa observando la radiografía de su brazo que se quebró hace unas semanas, se aprendióel nombre de sus huesos y a estas alturas está fascinado de todo lo que hace y logra con una sola mano, le gusta saber cosas de su cuerpo y como funciona, quiere que le compre un esqueleto.

Esta foto se la tomé cuando terminamos de armar  su barco pirata, me suplicó que se lo comprara , le encantan los barcos y los trenes, es su sombra en la pared, me encanta esta foto!!!


SI TE GUSTA COMPARTE!!! SI CREES QUE PUEDE AYUDDARLE A ALGUIEN MAS, NO DUDES EN DIFUNDIR!!! Y MUCHISIMAS GRACIAS POR ESTAR AQUI!!


10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola que tal me da gusto que comparta sus experiencias de vida pues son enriquecedoras, y me ayudan mucho pues me doy cuenta que el ser humano es frágil pero que también puede superar las adversidades con mucha fortaleza,, Un saludo y adelante con este proyecto¡¡¡ Que Dios te bendiga J.L.J.CH.

Anónimo dijo...

Precisamente ayer fue uno de esos días de fragilidad, pues fue un día de dificultades en el trabajo en donde a diario pongo de manifiesto mi inseguridad y donde también una lucha interna por no dejarme abatir y no demostrarlo, sin embargo llega un momento en el que es difícil tolerar lo que uno vive y se siente frágil ante lo sucedido. El leerte me fortalece ´pues me doy cuenta que todos en algún momento podemos ser susceptibles, y que tambien aqui puedo compartir muchas de las cosas que callamos en nuestro interior y que causa una revolución en nuestra cabeza... Un saludo te seguire leyendo¡¡

Vicente Lopez Rocher dijo...

Un reconocimiento y un abrazo muy fuerte a José, el compañero, el ayudante, el Secre, el apoyo, el chalán, el tornillo y el viento bajo las las de esta gran estructura que estás levantando llamada Mariluz

Eli Galvan dijo...

Hola mariluz, tienes tanta razon en q tenemos una fragilidadd, me llama la atenciion q siempre mencionas a tu esposo jose!!!! Y se me imagina q es un buen hombre!!! Lo mejor d todo sabes q el es ty fortaleza para tu fragilidad!!! Yo tngo mi esposo y creo q nuestra vida se ha vuelto una costumbre xq a el en estos momentos le importan mas sus carross viejos.... eres afortunada x tener a jose!!!!

Laura Punab dijo...

Hola Mariluz, ayer no te pude leer, asi que hoy leere. Me doy cuenta que tengo una hija muy sensible. Muchas personas me dicen que la haga mas lista, que la avive, por que es muy noble, buena y por eso se aprovechan de ella. Y al principio le decia que no se deje, que se defienda etc, y ella me dice, mamita yo no soy mala. Con el tiempo estoy aprendiendo aceptar esa sensibilidad que tiene, y me doy cuenta que tengo una hija muy especial, bondadosa, alegre, sensible y eso no es malo. Hace muchas preguntas, muerte, que si los animales cuando los separas de su familia que pasa con ellos, etc. Y al leerte con el tema de frajilidad me identifico por mi nena. Gracias.

Mariluz Barrera González dijo...

J.L GRACIAS POR ESTAR AQUI, Y POR TUS PALABRAS... ESTE EJERCICIO ESTA SIENDO DE LO MAS RICO Y PRODUCTIVO PARA SANAR, PARA SENTIR, PARA ENCONTRAR LA PAZ...

SALUDOS..Y BIENVENID@

Mariluz Barrera González dijo...

BIENVENIDO, Y QUE BUENO QUE SINTIERAS QUE ESTE ERA UN ESPACIO PARA HABLAR, PARA SENTIR, PARA GRITAR EN VOZ ALTA LO QUE SENTIMOS, LO QUE CALLAMOS... CREO QUE EN EL TRABAJO ES EN LUGAR DONDE MUCHAS VECES PODEMOS DARNOS CUENTA DE LO FRAGILES QUE SOMOS....

BIENVENIDO...

Mariluz Barrera González dijo...

ES CIERTO MAESTRO VICENTE, JOSE ES TODO ESO Y MAS... ES MI ALMA GEMELA... GRACIAS POR TENERLO PRESENTE Y POR RECORDARMELO...

UN FUERTE ABRAZO...

Mariluz Barrera González dijo...

ELI, CREO QUE LO QUE MAS NOS HA UNIDO A JOSE Y A MI ES QUE DESDE QUE LO CONOCI YO ESTOY EN CONSTANTE TRANSFORMACION Y BUSQUEDA... Y EL TAMBIEN... Y SEGUIMOS EN EL CAMINO SOSTENIENDONOS...SANANDONOS...ACOMPAÑANDONOS...

TE AGRADEZCO MUCHISIMO TU FIDELIDAD A MIS LETRAS, A MIS SENTMIENTOS...

CUIDATE...

Mariluz Barrera González dijo...

SI LAURA, TU PEQUE ES UNA NIÑA MUY, MUY SENSIBLE... Y FRAGIL, Y ESO ES UNA GRAN VIRTUD, HAY QUE AYUDARLA PARA QUE SE CONVIERTA EN SU FORTALEZA, PARA QUE PUEDA ENFOCAR LA FORMA EN QUE PERCIBE...PARA QUE EL MUNDO NO LA SEÑALE Y SE SIENTA MAL POR ELLO, AL CONTRARIO..

LES MANDO UN FUERTE ABRAZO