Te invito a acompañarme,compartiré mis experiencias como Madre,Empresaria, Psicóloga y Sobreviviente de LUPUS. No dudes en compartir si te ha parecido interesante, o si crees que esta historia de vida puede ayudar a alguien mas. BIENVENID@S"

martes, 15 de abril de 2014

DIA 3 - ESPERANZA



“Quien ha visto la Esperanza, no la olvida. La busca bajo todos los cielos y entre todos los hombres. Y sueña que un día va a encontrarla de nuevo, no sabe dónde, acaso entre los suyos. En cada hombre late la posibilidad de ser o más exactamente, de volver a ser, otro hombre.”- Octavio Paz

Hoy me desperté con Esperanza, algún día la sentí, algún día la tuve, se cómo se siente, se cómo se vive con Esperanza, y hoy volví a tenerla.  Ya llevaba un tiempo sin sentirla, viviendo por sobrevivir, como lo hacen muchos, perdida en la inmensidad de las dificultades, ayudando a otros a recobrarla y viendo como se me escapaba lentamente.
Escucho mucho decir a los posmodernos que la incertidumbre es genial, pero pienso que no siempre, no si la incertidumbre genera algo más que inseguridad, si amenaza tu vida, tu espacio vital, si de pronto te lleva al punto del dolor más profundo y te hace perder por momentos la razón.

Así me sentí cuando no tenía un diagnóstico, total incertidumbre, total inseguridad, cuando acudí al seguro social para mis pruebas y me dijeron que en un transcurso de tres meses tenían los resultados por que los análisis eran subrogados, y tuve que acudir a un particular, porque en tres meses podría morir sin saber siquiera por qué y sin la más remota posibilidad;  y entonces apareció el diagnostico; LUPUS; vivir con la posibilidad certera de la muerte como compañera no es tan fácil, todos logran sobrevivir porque nadie es consciente de su mortalidad, pero cuando te dicen que esto es posible, la vida se torna totalmente diferente.  Para alguien como yo esto definitivamente fue un balde de agua fría.  Y de ahí aprendí que la vida más que planearla se construye y es justo con cada pieza que surge que puedo formar lo que yo mas desee.

Mas que incertidumbre, para mí la vida es un imprevisto, y son justo los imprevistos los que salvan la existencia, no la incertidumbre, la incertidumbre para mi es duda, inseguridad, y la realidad es que yo no dudo de lo que me sucede, lo tengo más claro que nunca, tengo la certeza de lo que la vida me ha planteado desde que fui diagnosticada, desde que asumí ser psicóloga, ser madre, ser esposa, y tener un instituto, lo que no contaba era con todos los imprevistos que esto sobrellevaba, y que surgen sin parar y para los cuales a veces creo no estar preparada.

Y es que los imprevistos no sé si deben vencerse o más bien deben vivirse, plantearse, resolverse, asumirse… y hacerlo siempre acompañados de una certeza, hace unos días le decía  a mi hermana que pareciera que todo me mandaba señales de cerrar el instituto y buscarme un empleo antes de que me hiciera más vieja, y me dijo que para nada, que cómo me atrevía a pensar eso, que definitivamente el instituto debía continuar, que era más que obvio que resultaba, que era necesario y que lo hace mas verdadero justamente que yo lo creo, y pensaba que lo que ha hecho que Hypatia AC funcione es que cada paso que doy lo hago porque viene acompañado de una certeza, de lo que miro, de lo que escucho de lo que he platicado en estos 18 años de conversar en las terapias y de lo que en estos 5 años el instituto ha logrado con tantas personas, con tantas historias, con tantas vidas, pero sobre todo con la mía.

Hoy pensaba mientras salía un paciente y entraba otro, que no sé si me hice psicóloga por ayudar a otros, porque al final quien ha salido cien por ciento ayudada he sido yo. Porque con cada historia, con cada persona algo ha pasado en mi y todo se mueve.
Ha sido un día muy cansado, agotador, no he parado, pero lo mejor de todo ha sido esa pequeña luz de Esperanza que surgió nuevamente, que me hizo recuperar la certeza de un sueño que resultó del fruto de todos mis esfuerzos.

Pero como vivir con los imprevistos… cómo vivir con ellos sin desfallecer… sin perder la Esperanza, sin sentir que he fallado, y que todo está saliendo mal.  Como aclarar mis ideas, sin sentir miedo, como dar pasos firmes sin titubear, como dejar de dar tantas vueltas a mis pensamientos que no paran en mi cabeza.
Solo puedo decir que hoy tengo Esperanza..  por que late en mi la posibilidad, porque la posibilidad es mi propia existencia, y estoy aquí, intentando descubrir un sentido a todo imprevisto , porque un nuevo proyecto surgió en mi cabeza, como resultado de este ejercicio que da voz a mi alma.

Ayer al despedirme de mi madre, la abrasé como hace mucho tiempo no lo hacía y le dije que la amaba, como hace mucho tiempo no se lo decía, y me dijo que me amaba, y es que en estos días la siento tan cerca, la veo tan cansada, pero si hay algo que noto en ella todo el tiempo es el temple, la fortaleza, la Esperanza… y de ese abrazo que me hizo sentir nuevamente acogida, protegida, amada, salí feliz para amanecer justo hoy con una nueva Esperanza…

Hasta Mañana…


 ANTES DEL VIAJE. (EUGENIO MONTALE)

"Antes del viaje se escrutan los horarios,
los enlaces, las paradas,
las reservas (de habitaciones con baño o ducha, sencilla o doble, o mejor aún, un apartamento);
se consultan las guías de Hachette y las de los museos,
se cambian valores, se separan francos de escudos, rublos de kopecs;
antes del viaje se informa a algún amigo o pariente,
se revisan maletas y pasaportes, se completa lo necesario,
se adquiere un excedente de cuchillas de afeitar, eventualmente se echa una ojeada al testamento, pura superstición por que los desastres aéreos hoy so rarísimos;
antes del viaje se está tranquilo,
pero se sospecha que un sabio no se movería y que el placer del retorno pueda costar demasiado caro.
Después se parte y todo está OK, y todo sale bien y es inútil.
Y ahora, ¿qué será de mi viaje?
Demasiado cuidadosamente lo he estudiado,
sin saber nada de él. Un imprevisto es la única esperanza.
Pero me dicen que es una estupidez decírselo."

Mi esposo José y mi pequeña sofia en nuestras primeras vacaciones en familia. Aqui en Izamal en el hotel Macan Ché en el 2006.

SI TE GUSTA COMPARTE!!! SI CREES QUE PUEDE AYUDDARLE A ALGUIEN MAS, NO DUDES EN DIFUNDIR!!! Y MUCHISIMAS GRACIAS POR ESTAR AQUI!!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La esperanza es lo último que se pierde. Es como un "medicamento de por vida"
Marisa.

luzzy Glez dijo...

Yo si tuve que renunciar a mis sueños profesionales..... Admiro tu valentía de luete ah ayudado más a tí en el camino vas dejando huella de cada spersonita que llega a tí .......