Te invito a acompañarme,compartiré mis experiencias como Madre,Empresaria, Psicóloga y Sobreviviente de LUPUS. No dudes en compartir si te ha parecido interesante, o si crees que esta historia de vida puede ayudar a alguien mas. BIENVENID@S"

lunes, 5 de mayo de 2014

DIA 22 - INTIMIDAD


Maestro Dizan le preguntó a Fayan, "De donde has venido?"
Dijo Fayan, “Vago por peregrinaje.”
“¿Cual es el asunto de tu peregrinaje?” preguntó Dizang.
“Yo no sé.” contestó Fayan.
“No saber es lo mas íntimo,” comentó Dizang.
En ese momento, Fayan se iluminó.



Desde hace unos días viene revoloteando en mi cabeza todo este asunto de la intimidad, primero porque causa mucha confusión el hecho de abrirte y estar compartiendo lo que nadie más compartiría, y segundo porque justo vengo siguiendo en el facebook a una activista femenina, y algunas de sus propuestas me han parecido muy buenas, pero otras definitivamente no me cuadran como ésta última que me ha puesto a pensar.

Una de las propuestas que plantea es que en esta lucha incansable e interminable de las mujeres por liberarse del patriarcado, debería de empezarse a cobrar por las labores del hogar y la crianza de los hijos, y que curiosamente cuando expuse mi punto de vista, no fue aceptado, ya que yo planteaba como comenté en post anteriores que el esclavizar a las personas a un empleo asalariado definitivamente nunca implicará libertad, no solo para las mujeres, tampoco para los hombres, y que tener al sistema controlando tu vida por completo no es para nada ningún síntoma de libertad. 

En fin que esa propuesta ya sonaba un poco fuera de mi filosofía pero hace poco lanzó una, que me hizo darle vueltas a todo lo que vengo reflexionando en mis crisis existencias de unos días para acá, y es que propone que las mujeres también cobren a sus esposos por tener relaciones sexuales con ellas, como una forma de obtener valor y no sentirse usadas. Curiosamente hasta las mujeres más feministas de su clan han opinado que no es posible, pero el argumento para sustentarlo es que las relaciones sexuales son algo “intimo” y
el argumento que ella plantea es que todo en la vida es intimo, pagarle a un psicólogo, dejar que un abogado arregle asuntos de tu vida, ir con el médico, etc, y mas etcéteras.  Su planteamiento con respecto a lo íntimo de las relaciones de la vida no es descabellado, pero yo le comentaba que a la hora de incluir el dinero, esa intimidad desaparecía, y entonces como me ha sucedido en mis consultas, mis pacientes por tener muy claro que se ofrece un servicio, jamás tomarían en cuenta si me siento bien o mal o si pudieran o no lastimar mis sentimientos.

Ante toda esta reflexión vino a mi mente la gran pregunta; ¿Qué es la intimidad? ¿Qué significa lo íntimo? Y a qué nos referimos con dejar entrar en la intimidad a alguien a nuestras vidas, ya que a mí me quedaba muy claro que a pesar de que mis pacientes me compartieran partes importantes de su vida y su sentir para ellos yo no implicaba una relación íntima, al grado que algunos pueden pasar junto a mí en la calle y asumir que jamás me han visto, sus motivos tendrán, o habrán otros con los cuales se ha podido construir una relación diferente, y no sé si llamarla amistad.  Esta persona me seguía insistiendo que si es íntima mi relación con mis pacientes tanto como era el de ella con sus alumnos de música por que se interesaba y se preocupaba por cada uno y que en estas estaba implícito el dinero, y porque no podría pagarse y cobrarse por la intimidad sexual.

Hoy observaba con mi esposo otro de esos documentales que le fascinan, era sobre la vida del fotógrafo Bert Stern el último que fotografió a Marilyn Monroe justo antes de fallecer, la historia del hombre es increíble, su postura ante la realidad, ante la vida, y todo lo que le rodeaba, su fascinación por la fotografía, pero lo más impactante es cuando cuenta la sesión fotográfica con la artista. 

Originalmente es idea de él y no de la revista para la que trabaja fotografiarla, el comenta que le parecía la mujer más hermosa del mundo y cuando llegan al hotel que habían reservado para la sesión, el dice que no tenía ni idea de que hacer, pero que llevó mascadas, bisuterías y otros accesorios con la idea de colgárselos en el cuerpo, ella cuando entra y ve las cosas le pregunta: ¿Quieres fotografiarme desnuda? Y en ese momento el toma la idea y empieza la sesión que tiempo después se volvería la más famosa de todas. 

Cuando entrega las fotos a la revista, no les gustaron, pues en una serie de fotos donde se muestra el cuerpo desnudo de la artista, no se observaba el glamuor que ellos querían y le piden que repita la sesión, pero ahora con vestidos de diseñador, curiosamente el comenta que le enseñan las fotos a Marilyn y que esta las tacha con un plumón naranja, porque según Stern no le gustaba como se veía porque no era así como ella se percibía.  5 semanas después se publican las fotografías en la revista y un día antes de salir a la venta Marilyn se suicida. 

Stern en la entrevista señala que estaba realmente consternado por que a pesar de haberla fotografiado en todo su esplendor y en toda su “intimidad” no pudo percibir lo que realmente le estaba pasando, y que le hubiese gustado poder ayudarla, porque realmente le pareció una mujer extraordinaria.

La historia me parece digna de reflexión, y me hizo encontrar una respuesta a esta pregunta que tanto me atormentaba desde hace días, sobre todo ante el cuestionamiento de algunas personas al exponer mi “intimidad”.

Le decía a José que definitivamente la “intimidad” no es lo mismo que privacidad, que a mí me quedaba claro que la intimidad tiene que ver con algo que solo me incumbe a mí, y que no va hacia afuera, sino hacia adentro de la persona, algo en lo que la persona consigo misma esta exclusivamente involucrada y nadie, nadie más tiene posibilidad de entrar, tal vez ni aunque yo misma intentara explicarlo y compartirlo podrían otros lograr acceder.

Compartir situaciones de mi vida privada con ustedes, es para mí un ejercicio no solo de desahogo y desnudez de mi alma, sino también una forma de autoanálisis, en donde internamente mis ideas se acomodan y llegan a un punto que honestamente jamás había llegado, y que he logrado encontrar una tranquilidad y una claridad que hace mucho deseaba alcanzar.

La introspección no solo es pensar en voz baja, es un proceso de reflexión más profundo, y totalmente íntimo, hoy me ha quedado claro que el fotógrafo por eso no pudo percibir lo que le pasaba a Marilyn, por que a pesar de haberla fotografiado desnuda, jamás invadió su verdadera “intimidad”.

Encontré una explicación muy hermosa para la filosofía Zen de lo que significa la intimidad y lo íntimo, y creo que termina de aclararme lo que estoy haciendo y me da una explicación de lo que tal vez es la confusión de términos y de experiencias que esta activista feminista pretende plantear: "En Zen la palabra “intimidad” es sinónimo de “despertar” o “iluminación”, la palabra “intimidad” es mejor que estas otras. La iluminación, la realización o el despertar zen: todas estas palabras parecen implicar cierto estado mental o espiritual especial, cierta suerte de experiencia o conocimiento místico transformador que de algún modo nos llevará más allá de los problemas cotidianos hacia un plano más espiritual. La palabra intimidad es mejor. Suena a que en lugar de ir, de algún modo, más allá de nuestra experiencia, estamos acercándonos, yendo más profundo, siendo más amorosos con ella. Creo que intimidad expresa mejor la manera en que se siente la iluminación."

La frase “No saber es lo mas íntimo”, es el pináculo de esta reflexión, entiendo que todas las relaciones en la vida, con mi pareja, con mis hijos, con nuestros jefes, médicos, abogados y demás, implican una relación humana, y personal, pero jamás por más que lo intentemos tendremos una relación íntima porque esa solo la tendremos con nosotros mismos.  Y el no saber implica que a pesar de todas las experiencias que tenemos en la vida, es importante dejarnos sorprender y vivir cada una como vaya llegando, para no anteponer estas experiencias como si realmente supiéramos todo lo que acontecerá porque así le quitamos la posibilidad de ser útil, y ese no saber hará que nos conectemos, no solo con las circunstancias sino también con las personas.

Con respecto a la implicación del dinero en asuntos como arreglar tu casa, cuidar a tus hijos y tener relaciones con tu esposo, es cierto, al final el capitalismo le ha terminado dando un valor monetario a las cosas, pero eso no implica que reflejen su auténtico valor y aun asi, ni siqiuiera nos cuestionamos que sea correcta que lo tenga o no, pues a partir de esto la parte humana, sensible y profunda de cualquier interacción personal se desvanece quedando en una simple transacción.

Yo siempre he pensado que mi mayor sueño es ejercer la psicoterapia sin cobrar, por el simple hecho de disfrutarlo, de hacerlo porque me gusta, y poder recibir del otro lo que de alguna u otra forma ofrezco “humanidad”, pero vuelvo a la realidad y pienso que necesito el dinero para vivir pero no creo que pagando por todo se solucione el precio de lo vivido, pues como externaba ayer, hay cosas esenciales que nunca se podrán medir con el valor material.

Y es que la relación sexual, es posiblemente el intento mas grande que podamos tener por intimar, por introducirnos en el otro para poder sentir y compartir como jamás lo hacemos con nadie más.

Una frase de Isabel Allende que dice, "La relación sexual da esa intimidad que solamente tiene la madre con el recién nacido"  estoy segura que es así.

Creo que comparto mi privacidad y al final puedo decidir libremente que compartir y que no, y de alguna manera intento conectar mis experiencias, pero conforme voy avanzando en los días y en los escritos, confieso que ni yo misma se hacia donde voy, solo observo que el camino se abre, y se presenta, y deseo estar atenta con todas mis experiencias pero ahora sí, intentando no pretender que todo lo sé.
Ayer les comentaba de la persona que me dijo que no confiaba en los psicólogos, porque según el los únicos expertos en nosotros mismos somos nosotros y nadie mas, y tiene razón, los psicólogos no somos expertos en la vida de nadie, podemos tal vez ser expertos, en conversar, en acompañar, en confrontar y reflexionar, pero la realidad es que ni siquiera somos expertos en nosotros mismos, pero no solo los psicólogos, me atrevo a decir que muy probablemente nadie lo es y de eso se trata la vida, de no saber, para descubrir, para maravillarnos, para asombrarnos y para abrazar, el dolor que llega y la felicidad que se va, o la felicidad que aparece y el dolor que se desvanece, porque es así, van y vienen, formando ambos partes de nuestra existencia.
Les cuento que hoy me quedé sin la única secretaria me quedaba, y nuevamente me sorprendió lo tranquila y serena que lo tomé, de cómo intenté pensar que esto es un ciclo que nuevamente se cierra para iniciar otro tal vez mucho mejor, y en ese momento aparecieron varias personas interesadas en el empleo, abriéndose así una vez más el infinito de posibilidades, que siempre, siempre estará ahí.
Y seguiré en este camino totalmente “intimo”, intentando transitar con la postura de no saber,  con toda la experiencia que ahora tengo, con la mirada abierta, atenta, como un niño que llega al mundo con la intención de maravillarse y de aprender, por que creer que se sabe es una postura muy arrogante, y yo intento en este ejercicio encontrar respuestas, o más bien, hacerme las preguntas adecuadas, por que muy probablemente las que tenía no me ayudaban mucho, no me aclaraban nada, y como Fayan, “Vago por peregrinaje”, … sin saber.

Hasta Mañana…





1 comentario:

Eli Galvan dijo...

Mariluz, tu has hecho que yo me intimide conmigo misma y contigo porque t he seguido y he dicho cosas que a nadie se las comentado, ni siquiera a mi esposo ni a mi madre q le tengo toda la confianza del mundo!!! ellos no saben q mas d alguna vez he llorado a solass, mi esposo mi diria q estoy loca!! mi madre me escucharia pero pensaria q lloro x depresion y no es asi, llorar para mi es una terapia!!!